0 Menu

HOSTAL DEL PUERTO

40.00

Hacía 30 años que se alojaba allí cuando viajaba a Barcelona. Le gustaba asomarse al balcón para disfrutar del ambiente y de la actividad del puerto. Aquella vez, cuando abrió la puerta del balcón, se encontró, casi se topo, con las proas de dos enormes cruceros que como un gran muro blanco le hurtaban la vista que tantos momentos de ensimismamiento y silencio le había proporcionado. Entonces supo que esa sería la última noche que pasaría en su querido y viejo hostal.